TE VAN A FALTAR PROTEINAS

Para empezar con este nuevo proyecto voy a subir el telón dejándoos un post con el intentaré aclarar algunas dudas, o mejor aún, solventar algunos miedos y eliminar los prejuicios que existen todavía en relación a la alimentación vegetariana y vegana.

Hace unos días estuve hablando con un amigo sobre las proteínas. Yo intentaba aclarar su dudas, o mejor dicho, intentaba explicarle el por qué de su confusión. Esto no es un caso aislado, porque me encuentro en la situación de tener que andar explicando de donde saco las proteínas cada vez que alguien se entera de que soy vegetariana. Es algo que nos pasa mucho al colectivo 🙂

La típica frase de “te van a faltar nutrientes”, o “¿de dónde sacas las proteínas?, o ¿no echas de menos la carne? o la sentenciante “eso no puede ser bueno porque hay que comer de todo” es algo con lo que tenemos que lidiar prácticamente a diario, incluso en nuestra propia casa. Lo del comer de todo me da para otro post así que me lo apunto en la libreta.

Mi amigo no entendía como es posible que una proteína ingerida no se convierte en esa misma proteína en el organismo. Y pongo el ejemplo de proteínas de músculos de animales (porque es un error muy extendido) igualmente que pongo como ejemplo las proteínas de colágeno (otro próximo post). Pues es posible porque entonces no dispondría yo de esta estupenda masa muscular de la que dispongo 😉 ni estarían mis articulaciones, tendones, ligamentos, pelo o uñas en perfecto estado.

Entonces explicar por qué somos capaces de sintetizar proteínas musculares a pesar de no comer animales es muy simple y es lo que voy a tratar de hacer a continuación:

Las proteínas una vez ingeridas y procesadas en el tracto digestivo se descomponen en moléculas más pequeñas para poder ser absorbidas, los aminoácidos. Seguro que habéis oído hablar de ellos. Pues estos aminoácidos no tienen memoria, no llevan una libreta, ni un numerito o un dorsal para saber dónde tienen que colocarse después para volver a formar la proteína de la que proceden. Serán utilizados para formar lo que haga falta. Cualquier otro tipo de proteína puede formarse con ellos. Por poner un ejemplo, imaginemos que alguien se come una pechuga de pollo. Esas proteínas una vez “descompuestas” y absorbidas pueden formar cualquier otro tipo de proteína como, por ejemplo, puede ser una proteína de una fibra capilar o de la uña del dedo gordo del pie. ¿Qué pasa cuando la proteína es de una fuente vegetal como los garbanzos, el arroz o las nueces? Pues exactamente lo mismo. Estos aminoácidos provenientes de proteínas vegetales pueden pasar a formar parte del tejido muscular perfectamente. Porque yo no crío garbanzos, no sé vosotros.

Además también es muy común pensar que las proteínas vegetales no aportan proteínas de buena calidad, pero eso me da para otro post. Y de este primero ya han salido 3!! Incluso se me ocurre otro sobre el por qué debemos dar mucha mayor importancia en nuestros platos a los alimentos de origen vegetal.

Espero haber conseguido mi propósito, que era aportar un poquito de luz sobre la ingesta de proteínas en vegetarianos y veganos y ayudar a eliminar ese prejuicio tan arraigado y mal fundamentado sobre la falta de proteínas cuando se sigue una alimentación basada en vegetales.

imagen redbubble.comflat,800x800,070,f

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s